Libertad financiera

¿Mito o realidad?

Cada vez es más común oír hablar de libertad financiera, independencia financiera o seguridad financiera. Aunque hay diferencias, la idea básica tras estos conceptos es esta: tener ingresos suficientes como para vivir sin trabajar. En definitiva, vivir de las rentas.

Y es que, aunque el dinero no lo es todo, sí es una variable importante. Por lo mismo, es una fuente de preocupación para el común de los mortales. Alcanzar la libertad financiera sería llegar a ese estado en el que el dinero ya no es un motivo de estrés. Imagina las ventajas:

  • Que trabajar no sea obligatorio, sino voluntario.
  • Dedicarnos a lo que de verdad nos interesa.
  • Tener mucho más tiempo libre.
  • Olvidarse de “llegar a fin de mes”.

¿Es posible la libertad financiera?

Lo primero que viene a la cabeza es ganar la lotería. Por desgracia, confiar por entero en la suerte no es un método viable para conseguir la libertad financiera. Se puede ganar dinero sin trabajar, pero ¿de dónde sacamos esos ingresos pasivos que nos den tranquilidad?

La respuesta es la inversión. Hoy, gracias a la tecnología, hay muchas opciones y, en general, es sencillo dar los primeros pasos. No hay que engañarse: vivir solo de las rentas es muy difícil, pero mejorar nuestra situación financiera es un objetivo alcanzable.

Los atajos… no existen

¿Cómo invertir con un éxito razonable? Ni siquiera Warren Buffett es infalible, pero hay algunos consejos que ayudan a no errar mucho el tiro.

Ahorra para invertir

Si no tenemos una buena capacidad de ahorro, difícilmente vamos a tener capacidad de invertir.

Diversifica tu cartera

Siempre es bueno repartir los huevos en varias cestas que no tengan mucha relación entre sí.

Ten paciencia

Construir una buena cartera exige tiempo, y los resultados suelen ser positivos a largo plazo.

Asegúrate de que lo entiendes

Si no sabes cómo funciona, no inviertas en ello: estarás expuesto a riesgos que no comprendes.

El inmobiliario, un buen comienzo

Las posibilidades son muchas, desde la Bolsa a los robo-advisors, pasando por los fondos indexados o las criptomonedas… En España, el ladrillo ha sido siempre una opción interesante, pero generalmente muy cara. Hasta que llegó el crowdfunding

Todo el mundo sabe lo que es un edificio, lo cual es una ventaja a la hora de invertir en inmuebles. El crowdfunding abre a cualquiera la posibilidad no solo de invertir, sino de diversificar su inversión, ya que no requiere mucho dinero. ¿Cómo?

Plataformas como Urbanitae –el líder en España– permite invertir en promoción inmobiliaria desde solo 500 euros. Reúne a muchos ahorradores diferentes para que, entre todos, aporten el capital necesario para financiar un proyecto inmobiliario atractivo. Se hace una selección exhaustiva de los proyectos con criterios de seguridad y transparencia.

Los inversores se convierten, así, en socios del promotor y participan de las rentabilidades típicas del sector, en torno al 15-20% anual. El plazo medio de duración de los proyectos ronda los 20-24 meses. Toda la información sobre los proyectos y su evolución está siempre disponible en la web. Cada inversor recibe una atención personalizada.

Cómo es invertir con Urbanitae

Urbanitae ha financiado más de 110 millones de euros en cerca de 80 proyectos inmobiliarios. Es la plataforma de financiación participativa de mayor facturación en España y en 2022 financió más de seis de cada diez euros del crowdfunding inmobiliario en España.

Pese al contexto económico, los resultados son muy positivos. En los 18 proyectos que ha devuelto, la rentabilidad media anual es del 18%: nada mal para acercarse a la libertad financiera. Casi 3.000 inversores han recibido más de 12,5 millones de euros.

Registrarse en Urbanitae es 100% online y totalmente gratuito. Si quieres saber más, visita la web de Urbanitae, acércate a sus oficinas en Madrid o llama al 911 23 25 22. Siempre estarán dispuestos a ayudarte.

REGÍSTRATE GRATIS

URBANITAE REAL ESTATE PLATFORM, S.L. utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y publicitaria.